BURGOS 2013

El fin de semana del 7 y 8 de septiembre de 2013 lo pasamos en la ciudad de Burgos. Allí tuvimos la oportunidad de visitar museos y monumentos que nos impresionaron mucho. Como es habitual en nuestras excursiones de fin de semana, buscamos un alojamiento económico. Tuvimos mucha suerte y encontramos un hotel estupendo, situado justo enfrente de la Catedral (más céntrico, imposible). Lo primero que hicimos nada más llegar fue salir a dar un paseo por el centro. Paseamos por la Plaza Mayor, presidida por el edificio del Ayuntamiento, el Paseo del Espolón y la estatua del Cid.

Ayuntamiento de Burgos
Fachada principal del Ayuntamiento de Burgos, en la Plaza Mayor

El sábado por la tarde lo empleamos en visitar el Museo de la Evolución Humana, un impresionante y didáctico espacio donde pudimos aprender muchas cosas sobre los descubrimientos de Atapuerca, un yacimiento arqueológico hallado hace algunos años cerca de la ciudad. También hay bastante información sobre nuestros ancestros. También visitamos un pequeño Museo del Libro, donde nos obsequiaron con unas láminas elaboradas a la antigua usanza por un grupo de estudiantes que participaban en un proyecto para crear una réplica de un famoso misal.

Al día siguiente visitamos la impresionante Catedral de Santa María, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 1984. Allí tuvimos la oportunidad de ver en funcionamiento el famoso «Papamoscas», una estatua articulada que mueve la boca al dar las campanadas cada hora. También nos llamó mucho la atención la sillería del coro, la Capilla del Condestable, la renacentista Escalera Dorada, obra de Diego de Siloé, y los Sepulcros del Cid y de doña Jimena.

El domingo también tuvimos oportunidad de subir al Mirador del Castillo, desde donde pudimos disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad. También visitamos dos iglesias, la de San Nicolás de Bari, justo al lado de la Catedral, y otra más pequeña, reconvertida en museo, donde se pueden admirar numerosos retablos de diferentes épocas.

Nos quedaron pendientes las visitas al Castillo, al Monasterio de las Huelgas y a la Cartuja de Miraflores, cosa que haremos en otra ocasión.

Catedral de Santa María
Vista de la Catedral de Santa María, tomada desde el Mirador del Castillo