BERLIN 2011

Del 7 al 13 de septiembre de 2011, los Quijanos estuvimos en Berlín. Fue un viaje inolvidable en el que tuvimos oportunidad de visitar los monumentos, iglesias y museos más importantes de la ciudad.

Catedral de Berlín
Fachada principal de la Catedral de Berlín

Entre otras cosas, visitamos la Catedral de Berlín, un majestuoso templo coronado con una impresionante cúpula a la que se puede subir para disfrutar de inmejorables vistas de la ciudad. También tuvimos oportunidad de pasear por los barrios más emblemáticos de Berlín, como el pintoresco barrio de San Nicolás, cuya iglesia es la más antigua de la ciudad. También pudimos pasear por Alexanderplatz, la impresionante plaza donde se encuentra el Ayuntamiento de Berlín y la colosal torre de telecomunicaciones, a la que se puede subir, cosa que algunos de nosotros hicimos. También tomamos café en los tranquilos y turísticos patios judíos. También tuvimos oportunidad de comer algo en el Sony Center y de pasear por la comercial Ku’ Damm, donde se encuentra la Iglesia del Kaiser Guillermo, que decidieron no reconstruir tras la II Guerra Mundial.

También visitamos la Isla de los Museos, una isla en medio del río Spree, en pleno centro de Berlín, donde se encuentran los museos Antiguo, Nuevo, Bode, de Pérgamo, y las galerías Nacional Antigua y James Simon. Por falta de tiempo, sólo pudimos visitar el Museo de Pérgamo, del que destacan el Altar de Pérgamo, la Puerta de Ishtar y la Puerta del Mercado de Mileto, y el Museo Nuevo, donde se encuentra el famoso busto de Nefertiti.

Puerta de Ishtar
Impresionante Puerta de Ishtar, en el Museo de Pérgamo

En nuestro viaje a Berlín, reservamos una jornada para visitar Potsdam, ciudad alemana situada en las inmediaciones de Berlín, donde se concentran numerosos palacios y jardines imperiales. Allí, pudimos admirar, entre otras cosas, el Palacio Nuevo de Potsdam, que pudimos visitar por dentro y donde nos hicieron calzarnos una especie de pantuflas para no dañar el suelo, y también el célebre Palacio de Sanssouci, antiguo palacio de verano del rey Federico II el Grande de Prusia, cuyo interior no pudimos visitar. También tuvimos oportunidad de pasear por la pintoresca ciudad de Potsdam, cuya arquitectura te hace pensar que estás en el mismísimo Amsterdam.

También visitamos la Ciudadela de Spandau, un complejo fortificado renacentista erigido al oeste de Berlín que sirvió de prisión para importantes dirigentes nazis condenados en los juicios de Nuremberg, tras la II Guerra Mundial. Entre ellos, destaca Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler, que falleció en esta fortaleza tras permanecer allí recluido durante 40 años.